La falta de tiempo y recursos es la excusa más argüida para no hacer pruebas de usabilidad y, sin embargo, también la que menos se sostiene según Steve Krug en el libro «Haz fácil lo imposible».

Steve Krug es un especialista de usabilidad y arquitectura de la información con más de veinte años de trayectoria y mundialmente conocido por «No me hagas pensar», uno de los libros de referencia en este ámbito.

Steve Krug también es autor del conocido libro «No me hagas pensar»

En «Haz fácil lo imposible», Krug pone su larga experiencia al servicio del lector para argumentar y demostrar que hasta un test de guerrilla es mejor que no hacer ninguno y, para ello, desgrana todas las posibilidades técnicas y aptitudes personales para llevar a cabo satifactoriamente esta técnica de evaluación.

Hacer de los tests un hábito más

La analítica muestra qué hacen los usuarios en una web pero no el porqué, por eso son necesarias las pruebas de usabilidad.

Krug propone hacer de estas prácticas una rutina mensual para los departamentos de desarrollo, de manera que todos los implicados se acostumbran a preparar algo que testear. Esta forma de trabajar es totalmente compatible con entornos ágiles ya que permite evaluar el evolutivo del sprint del mes anterior y el prototipo del siguiente. Incluso podemos evaluar sitios de terceros (o de la competencia) si nuestra intención es incorporar alguna funcionalidad similar.

En cualquier caso, Steve Krug aconsejar poner en marcha cuanto antes este método de investigación para ahorrar los costes que supondría hacerlo en las últimas fases de desarrollo.

Tres es el número

Lo primero que debemos asumir es que todas las webs tienen fallos y que todas las empresas tienen recursos limitados, por lo que tres usuarios son suficientes para encontrar los tres principales problemas de usabilidad, aquellos tan obvios que hay que solucionarlos. Debemos ser flexibles con la selección de los participantes (no necesariamente han de ser nuestros clientes) y con 35 minutos tenemos tiempo suficiente para plantear las diferentes tareas que hemos planificado.

«Lo perfecto es enemigo de lo bueno»

Steve Krug insiste reiteradamente que los problemas más graves son los que hay que abordar primero. Los identificaremos porque son aquellos que más usuarios experimentan y causan serios percances.

A veces esperamos a que un rediseño los arregle sin pensar que ésta es precisamente la alternativa más molesta para el usuario. «Un parche es mejor que un agujero», afirma Krug y, por eso, recomienda tomar algún tipo de medida para minimizar las molestias.

¿Cuál es el cambio más pequeño y sencillo que podemos hacer para impedir que la gente tenga el problema que hemos observado? En este sentido, propone realizar pequeñas intervenciones para ahorrar tiempos y costes o directamente suprimir elementos. Esta segunda solución, añade, es la más satisfactoria para páginas principales saturadas, causantes en la mayoría de los casos de la desubicación del navegante.

 

En http://sensible.com/downloads-rsme.html están disponibles para descarga algunos de los recursos mencionados en el libro.